30 oct. 2010

ADV.

Llevo desde las 7 y media buscando un lugar donde vendan bombillas. Por fín las he encontrado. Vengo toda emocionada. Me faltan escasos 5 cm para poder ponerlas. De hecho, rozo con los dedos la rosca. Soy la persona más alta que conozco aquí. Me queda sólo una encendida. Menos mal que he comprado velas.

Judy is a punk.

La pobre chavala se mataba rebuscando en el bolso el billete del tren.
-Mierda, es que lo sabía se me ha vuelto a olvidar.
Desde la otra parte la mirábamos la otra y yo, esperando, con los brazos en jarras, cerca de las escaleras dirección T N, mientras sacaba moneditas y las iba metiendo pacientemente en la máquina. A la vez que un raperillo enano, se ponía a su lado y le pedía una para conseguir justo lo que le faltaba para poder viajar. Muy legal todo, joder.
De repente aparecieron diez sujetos, y con una puta chulería que me hizo correrme al instante, abrieron las puertas a la fuerza, la máquina empezó a pitar como loca, y uno a uno, ellos y ellas fueron pasando mientras las pobres puertas automáticas intentaban hacer su necesaria y tan poco valorada acción para la que estaban creadas, cerrarse. Apoyaban los brazos con decisión sobre ellas, las hacían sufrir, y el vigilante los miraba ininmutable, será porque eran muchos y porque tenían tan claro que no iban a pagar que daba miedo. Empezaron a bajar las escaleras de la dirección Z U.
Por la puerta de al lado, ella metiendo su ticket reluciente.
- ¿Vamos?
De repente, les dije adiós, a la del ticket y a la otra, y porque no, también al raperillo, y me bajé enganchada a la chaqueta del sujeto número 10, cómo no, dirección Z U.

28 oct. 2010

Image and video hosting by TinyPic

Ecstasy dis problème
les problèmes ou bien la musique.
Ca t’prends les trips
ca te prends la tête
et puis tu prie pour que ça s’arrête.
Mais c’est ton corps c’est pas le ciel
alors tu t’bouche plus les oreilles.
Et là tu cries encore plus fort
et ca persiste…

27 oct. 2010

25 oct. 2010


Algún día tendré una vida increíble.

23 oct. 2010

MEDIO.

El tapón había ido a caer justo en el lugar adecuado y con la posición justa, y ahí se había quedado esperando, llenándose gota a gota, cada vez que caía una se tambaleaba un poco y cuando lo he descubierto estaba casi al borde.

Supongo que esta es una de esas noches en las que salen unos textos que te cagas, si te atreves a decir todo lo que piensas. Si acertara a decir con palabras el asco y la decepción que me llena y lo poco que me siento de este lugar y de todo lo que era antes. Ya no soy de aquí, ni tampoco de allí. Es como si estuviera parada, esperando, a que algo pase, algo que me haga pertenecer a algo, a algún lugar.
Tengo frío, físico, y del otro.
No tengo planes, creo que te lo he contado. Sí, a ti. Sin querer, y todavía no ha estallado del todo, recuerdo contarte ciertas cosas sin temblar, sin cambiar el tono de voz, sin afectarme algo que está tan pasado que ni siquiera huele a muerto. Y sin querer también tener miedo de parecer poco creíble.
Recuerdo notarte extraño, y he echado de menos que me llames 'niña'. Mirar por la ventanilla y estar bien joder, no tener que demostrarte ni venderte nada como a todos los demás.
Mientras, para pensar que merece la pena estar aquí la miro a ella, esos ojos marrones, tan pequeños, tan bien maquillados, flanqueados por mechones pelirrojos, sin pensar demasiado en lo que está diciendo, no me importa porque ahora solo quiero escuchar buenos consejos, me da igual de qué, equivocarme y que me diga: - ¿Ves? Yo tenía razón. Las filosofadas de las que he pasado durante años y de las frases de libro que tan bien se le dá recitar.
Igual me he fuí demasiado pronto, justo cuando todo iba perfecto, los amigos, las fiestas, el curro de mierda, la familia, los besos esos lentos.
No pensé demasiado que todo cambiaría tanto.
Ni pensé nunca que podría estar un mes sin saber nada de ti.
Hace unas horas me he asomado por el hueco de la escalera y he silbado, he gritado. No me has reconocido la voz, pero tú cara de sorpresa al verme me sobra para hacerme increíblemente feliz. Nunca encontraré abrazo, ni beso tan sincero. Sé de sobra que te acuerdas de mí. Lo que no sabes es cuánto yo de ti, que me despiertes los sábados, que me atropelles con la bici, agotarte de tanto jugar, hacer carasas y hacernos fotos, decirte lo de siempre: Hola feo, y que me contestes con lo de siempre: Hola fea.
Después estas tú, ayer asomada a la ventana noté fallar mi voz al pedirte que vinieras a recogerme a la estación. Noté que estabas orgulloso de mi, aunque me suena absurdo, porque realmente sé que no te importo, pero aún así me conoces, y preguntas con miedo. Sé que me tienes miedo. También es absurdo.
Y tú, que ayer me dí cuenta, de verdad, que al final del todo, del todo, del todo, cómo ya dije una vez, serás la única que esté para escucharme.

18 oct. 2010

Gracias.

17 oct. 2010

Superhéroe.

Y allí estaba sujetando con vértebras mi calor más humano, evitando que se colara por la rendija que quedaba entre los dos colchones de espuma, justo dónde flaqueaba nuestra alma podrida. Dónde se te escapan las fuerzas. ¿Qué fuerzas? Que resoplas para sacarlas, las proyectas hacia el techo y rebotan contra los cristales empañados por el cielo mojado que riñe con nuestro aliento nocturno.

Los ojos coronado por cejas que fruncen un ceño a la vez que te quemas vivo, porque haces fuerza, yo al menos, noté que hacía fuerza, que apretaba los labios, los dientes me rechinaban y no es cuento, que casi podía oír el clap-clap-clap de miles de piedras haciendo un corazón de huevo, que me faltaba el aire, que no quería recordar. Fué una lucha a muerte, a destajo, desgarros sin herida. Y nadie se daba cuenta, porque creo que todavía mentí una lágrima, esa noche estábamos lejos, en vidas diferentes, fuí persona más desconocida del mundo.

Fué mágico, meterse tan hondo en una vida propia, como si en mitad del pecho se hubiera abierto un agujero negro y tú no notabas ni siquiera el aire que sin querer, por estar tan cerca, salpicaba tu pelo.

No me hace falta asomar la cabeza por detrás de nadie esta vez, ni esa puta sonrisa de loca que suelo poner cuando no me ven, verse venir de lejos es encantador, en medio de un amarillo absurdo de farola barata.

De madrugada, corriendo calle abajo, en blanco y negro.

14 oct. 2010

Image and video hosting by TinyPic

THIS GIRL TRIES HER BEST EVERYDAY,
but it's all gone to waste 'cause there's no one around. This girl she can'T draw, she can'T paint, likes to dance, she can'T skate.

13 oct. 2010

Image and video hosting by TinyPic

Sujetos.
¿A qué?

2 oct. 2010

A cámara lenta.

Frío. Copas de cristal fino, manchadas de vino barato. Un brindis vergonzoso engullido con la mirada fija en el mantel, carne empanada deslizándose por tu garganta mezclada con buenos momentos. Resbalar, carreteras, sofás, frente a frente, cruzarnos con las ganas, mirarte, sonrisas, rebañar con los ojos cada palabra que articula esa boca, rozar unas rodillas sin querer. Ruido. Nos sacas a bailar, a mí y a la torpeza.
Despegar de aquí, luz roja, aterrizar en unos hombros desconocidos. Buscar como un perro una lengua sin dueño. No saber por dónde empezar a comer. Incendiar la ropa.
Campos de batalla con suelos mullidos, sábanas blancas como arma, plásticos de escudo, luchas cuerpo a cuerpo. Gritos, rabia que sale de tus dedos y se clava en mí en forma de arañazos. Tu cuello grapado con las marcas de mis dientes. Víctimas de un orgasmo, detrás de otro, dibujado en el aire, rendidos al colchón, pecho y espalda, susurros en sueños, piernas tambaleantes. Extraño, sin amor, por encima de ello. Mejor que eso.
Vidas imposibles. Un cerebro que quema y un corazón que no se encuentra. Bombea. Mano con mano, áspera, que no recuerdo. Pecas, largas y húmedas pestañas, un beso de película en mis ojos. Apartar mechones de pelo.
Caminar a ciegas, con la certeza de saber que te vas a estrellar. La distancia. Un objetivo grabando desde todos los ángulos posibles y canciones que ponen banda sonora a esta historia de miedo. El mundo girando, y nosotros a cámara lenta.
Buscando, anhelando todo, y a la vez sin ganas de nada, querer apretar una vida mejor entre los brazos, con fuerza. Mirando por la ventana, solos, asfaltando calles distintas, intentado arreglar y solucionar lo que nadie ha podido, sin demasiado empeño, fugaces. Diferentes, tan iguales... Volar.


http://www.youtube.com/watch?v=hl-JjZ0iaNY&feature=related
...en Pearl Harbour nadie sabe,...