27 dic. 2010

Año nuevo.

Hoy he visto al año.
El año anda deprisa, con ganas de llegar a casa, a esconderse.
Se arrastra herido, y robándole el aire a los demás mortales, deseando castigarles por vivir algo más (y mejor) que él. Envidiando su extenso tiempo para rectificar y hacer algo grande en su vida.
A él apenas le quedan 4 días. Vé el final cerca y tiene miedo. Porque no ha conseguido nada de aquello por lo que nació.
Al año le caen lágrimas amargas, se asfixia bajo su abrigo, las puntas de sus dedos rozan los minutos, la cuenta atrás. Es la encargada de martillear su frente. Ésta, reacciona descamándose cual serpiente en época de muda. Dando lugar a una frente vieja y fea, nada que ver con su luz característica de enero o su brutal brillo de mediados de julio.
El año está lleno de rabia porque no tiene donde caerse para que una vez sea ya sólo recuerdo, alguien lo recoja y lo estrelle en un cuadro, en el nombre de una canción o de una calle por la que, ahora, se hunde sin rumbo.
El año se muere y nadie se da cuenta, nadie hace nada.

Un (puto) año menos.
http://www.youtube.com/watch?v=KR5zTOiK1OQ

23 dic. 2010

NAVIDAD 2010

Cuando te tuve, nunca pensé cuanto
podría quererte, cuanto podría
añorarte.
Pero sabes, nadie te querrá tanto,
ni nadie sentirá tanto tu ausencia.
Y aunque lejos, siempre estaré
junto a tí.
Cuando rías, cuando llores, cuando
tu nostalgia sea tan grande que
apenas puedas respirar, notarás
mi abrazo, mi beso, mi consuelo.
Y aunque la noche sea oscura el
alba siempre nos traerá sus bellos
colores.

Siempre juntas
Te quiero mucho

Que pases Feliz Navidad hija mía.

21 dic. 2010

Odio a la gente que lleva dos jerseis. Ya sabes a lo que me refiero ¿no?
No puedo dormir.
Con mi habitual postura de lado, los latidos se ríen de mí, de la almohada al edredón pasando atronando por mi cerebro. Me cuesta respirar y me siento mal. Una mano agarra fuerte mi corazón y lo aprieta volviéndolo loco derivando en unas arritmias insoportables. Me he dado cuenta de que mantengo el ceño fruncido y los ojos cerrados. Aprieto fuerte los dientes y cuando me he dado cuenta me dolía hasta la mandíbula. Tengo frío. Me tapo entera, pero el frío está más adentro. Me tiritan los órganos. Y se me pone la piel de gallina, pero no la parte que veo. Noto los escalofríos bailando con mi columna. Los pies congelados y el pelo tan helado que parece mojado. El aliento sale condensado, y se pierde en la oscuridad.
¿De qué tienes miedo?
No quiero dormir.

20 dic. 2010


Image and video hosting by TinyPic

ella duerme tras el vendaval
Image and video hosting by TinyPic

"Te deseo todo el dolor del mundo, Martín... Te deseo un dolor tan intenso, y tan profundo que no lo puedas soportar…
Que no te mate, que te mantenga vivo muchos años y no te abandone nunca."
Dante.

19 dic. 2010

Never say never.

Me dais asco, puro asco.
No os soporto, con vuestras mierdas absurdas e insulsas. Me dais igual hasta la saciedad, daos cuenta. Igual que vayáis, que vengáis, que estéis o que no lo hagáis. No es venganza, ni mucho menos. Me sois indiferentes totalmente y lo único que a lo mejor provocáis en mi, lo único que se me remueve, son las tripas, y no lo dudéis, no es por otra cosa, sino por náuseas.


15 dic. 2010

Porque un alma que alberga sentimientos viles, no brilla y un alma sin brillo, es un tiempo marchito para quien lo soporta.
Porque un alma que mora en la sala de los pasos perdidos, es la furia vencida, la cáscara vacía de un dolor (o placer) exacto.

Image and video hosting by TinyPic

11 dic. 2010

RECONÓCELO


Los echabas de menos.

10 dic. 2010

There are many things that I would like to say to you but I don't know how, because maybe...

Image and video hosting by TinyPic


7 dic. 2010

Guts.

Se arrugó como un papel, y metió la cabeza entre las rodillas.
No pretende esconderse, quiere desaparecer. No quiere ir a otro lugar. Desaparecer, esta vez significa no existir nunca más.
Las neuronas apabulladas de tanto ir y venir. Los axones temblando de miedo al transmitir tanta idea macabra. Las manos cansadas del aire sucio que pasa entre sus dedos. Los labios cortados, gastados, usados y tirados en cualquier rincón. Suspiros dejando escapar el frío interior. Un corazón congelado arrastrando los últimos latidos, arañando la piel de un pecho que se mueve al compás de una respiración que no encuentra orden entre tanto caos. Con restos de besos regalados. Regalar historias, compañía, sueños, dinero, imagen. Piel vieja, seca, pálida, gélida. Ojos entornados en el mes de diciembre. Dos décadas. Pocos días para un año más, y piernas largas que corren con fuerza contra esa dirección. Agotamiento provocado por las exigencias del guión. Teatro y esa indiferencia ante el pasado y delante del futuro. Optimismo y pesimismo cero. Ni lo uno, ni lo otro. Neutro. Volátil, transparente, ilógico, irreal.
Prefiere el trapecio.