30 abr. 2013

Este es el verdadero sueño.

"Lorena, muchas gracias por vuestro trato y vuestra asistencia, fue todo genial. Mi marido y yo os lo agradecemos profundamente a todo el equipo y en especial a ti y a la otra compańera.

Un beso
Gracias por traer al mundo a daniela."


'Somos armas gemelas.'

28 abr. 2013

Qué asco. Miro de reojo la ventana. Bonita imagen. Mi camiseta, el edredón blanco y fuera el diluvio universal. Exagerado sí, pero es que es domingo.
Estoy cansada. No sé si es el agua, el curro o los menos de 3 meses para los 25. Ayer volví a destruirme el tobillo. Soy un desastre.

20 abr. 2013

'Seguir la trayectoria que llevan las nubes y volver por la mañana igual que sale el sol, 
verás que calentito retorcer las horas dando patadas al reloj.'

16 abr. 2013

DISIMULA.

Y la mula dijo sí, y yo me cagué en tu puta madre.

15 abr. 2013


11 abr. 2013

'Considérate afortunado. Es bueno que esto se termine antes de que descubras quién soy realmente. Aquella primera noche me presenté en tu casa con un revólver, ¿no es verdad? No olvides nunca lo que eso significa. Sólo una loca haría algo así, y no se puede confiar en los locos. Fisgonean en la vida de los demás, escriben libros sobre cosas que no les conciernen, compran pastillas. ¿De verdad fue por accidente por lo que te las dejaste el otro día? Las tuve en el bolso todo el tiempo que pasaste en el rancho. Siempre quería dártelas, y siempre se me olvidaba; incluso en el momento en que te subiste a la furgoneta. No me lo reproches. Resulta que yo las necesito más que tú. Mis veinticinco amiguitas de color púrpura. Máximo efecto, Xanax; noche de sueño ininterrumpido, garantizada. 
Perdón. Perdón. Perdón. Perdón. Perdón. Perdón.'

P. Auster.

8 abr. 2013

Pág 139.

-Es porque me ves el perfil bueno, repuso ella. Si estuvieras sentado aquí, probablemente no dirías eso.
-¿Por eso es por lo que querías conducir?
-El coche está alquilado a mi nombre. Soy la única que puede conducirlo.
-Y la vanidad no tiene nada que ver con eso.
-Esto llevará tiempo, David. No tiene sentido pasarse cuando no hay necesidad.
-No me molesta, ¿sabes? Ya me estoy acostumbrando.
-No puede ser. En todo caso, todavía no. No me has mirado lo suficiente para saber lo que sientes.
-Dijiste que has estado casada. Según parece, eso no ha impedido que los hombres te encontraran atractiva.
-Me gustan los hombres. Al cabo de un tiempo, llego a gustarles. Puede que no haya tenido tantas aventuras como algunas chicas, pero no me han faltado experiencias. Pasa el tiempo suficiente conmigo, y ni lo verás siquiera.
-Pero me gusta verlo. Te hace diferente, no te pareces a nadie. Eres la única persona que he conocido en la vida que sólo se parece a sí misma.

P. Auster.

3 abr. 2013

THE END.

- Como anoche.
- No; como anoche, no. Eso no fue un error.
- Casi nos matamos el uno al otro.
- Así tenía que ser. Cuando no hay tiempo, todo se acelera. No podíamos permitirnos el lujo de presentaciones formales, apretones de mano, conversaciones discretas con una copa en la mano. Debía haber violencia, como cuando chocan dos planetas en los confines del espacio.
- No irás a decirme que no estabas asustada.
- Estaba muerta de miedo. Pero no me he metido a ciegas en esto, ¿sabes? Tenía que estar preparada para cualquier cosa.
- Te dijeron que estaba loco, ¿verdad?
- Nadie empleó nunca esa palabra. La expresión más fuerte que utilizaron fue depresión nerviosa.
- ¿Y tu diapasón que te dijo cuando llegaste aquí?
- Ya conoces la respuesta a eso.
- Tenías un miedo cerval, ¿eh? Te di un susto de muerte.
- No sólo eso. Tenía miedo, pero al mismo tiempo estaba entusiasmada, casi temblando de felicidad. Mientras te miraba, hubo unos momentos en que era casi como si me mirase a mí misma. Eso nunca me había pasado antes.
- Te gustó.
- Me encantó. Estaba tan en las nubes, que creí que iba a derrumbarme en cualquier momento.
- Y ahora confías en mí.
- Tú no vas a fallarme. Y yo no voy a fallarte a ti. Eso lo sabemos los dos.
- ¿Qué más sabemos?
- Nada. Por eso vamos juntos ahora en este coche. Porque somos iguales, y porque aparte de eso no sabemos nada más.

P. Auster.