24 nov. 2014


"Cuatro mil días después de aquel año obcecado
detecto que al fin te dignaste
a cumplir con la cita inaudible,
y me alegro, y me enfado a la vez.

Después de estudiar con cuidado este caso
ejerciendo a la vez de fiscal y abogado,
de juez imparcial,
sentencio lo nuestro
diciendo que el fallo más grande
pasó por guardar
solamente los días más gratos
y olvidar los demás.

Mirarte de frente.
Admito en voz alta
que no pocas veces he sido tentado
en coger mi esperanza
y lanzarla sin más a la fosa común
donde yacen los sueños
que nos diferencian."

2 nov. 2014

"¿Por qué callar si nací gritando?"

El cansancio está a punto de matarme. Huelo a crema robada y un pelo que ya no es el mío, me está empapando la camiseta. Tú estás lejos, y tú…bueno, ya ni estás. Pero ya me lo dijo A el otro día, al fin y al cabo, siempre estamos solos. Creo que tampoco quería consolarme.
Mañana vuelvo, después de estar dos meses perdida.
Vuelven los despertares a mitad de noche, los teléfonos a sonar de madrugada, el peso más grande del mundo cayendo sobre mis hombros, el quedarse sin respiración, el disimular el sueño, y el pánico. Los gritos, las preocupaciones, la responsabilidad. Pero sobre todo, vuelve el dar la vida.
El mirar desde la puerta como dormís tranquilas, el oíros llorar, el caerme las lágrimas por debajo de la mascarilla, las caricias, las sonrisas, la gratitud, la felicidad, mi casa, mi sitio, irme a dormir de esa manera. Y tengo miedo, porque aún no he aprendido a decir que no todas esas veces que quiero, porque aún no se nada de vosotras, porque aún no he encontrado mis formas, pero nadie tiene más ganas que yo, y las ganas y la ilusión muchas veces lo pueden todo.
Que aunque mis manos aún no lo sepan, nacieron grandes para esto.