26 mar. 2015

26 de marzo de 2015, 23:11.

Hace exactamente 4 minutos que ha estallado todo. El inconformismo explotando y manchando toda la habitación, mojando la almohada. Ese inconformismo que hace 5 años servía para dejarlo todo y cambiar, para enviar todo y a todos a la mierda. Para respirar y para olvidaros. Para olvidarte.
Hoy le vamos a echar la culpa a una película. O a esa frase...
O mejor, vamos a echarle la culpa a él. Como llevo haciendo desde hace tanto tiempo sin superar nada simplemente por no querer hacerlo.
Llevo casi una semana sin vivir.
Bueno sí, llevo casi una semana intentando salvar algo insalvable y olvidándome de salvarme a mí si es que aún tengo alguna esperanza, y no me he vuelto loca ya definitivamente hasta el fin. Hasta que me muera, o me mate el hastío.
Consumo televisión y horas de sueño como si tuviera 100 años y no tuviera más que hacer que pasearme por la cama a esperar lo que venga.
Y me veo demasiadas veces llorando en la cuarentena, arrepentida de haber tirado la vida a la basura y mi madre me mira ahora que tengo 26 con pena, y yo sé que me mira así porque sabe que pasará y ella nunca se equivoca.
Y se calla en las cenas, y cuando me ve llorar, se fuma un cigarro y si me ve al borde entonces me acaricia el pelo, y me mira con lástima otra vez porque sabe que no tengo remedio, como ella.
Me gustaba más cuando me reconocía y hace tiempo que ya no, y eso que han pasado sueños como apisonadoras por encima de mí, y yo casi sin inmutarme.
Tengo tantas cosas que hacer que realmente no quiero hacer, tanta gente que tragar durante toda la vida a la que en mi primer cuarto ya no aguanto… ¿Será eso? Será.