30 may. 2016

#rememberwhen

A veces se me olvida que he tenido 22, que vivía en el primer piso del número 65 de la calle Tapioles, una de esas que suben a Montjuic desde el Paral.lel. Se me olvida que me mordía las uñas, me las pintaba de azul hortera, era enfermera de quirófano y llevaba flequillo. Que tenía las pestañas largas y que me acostaba con independentistas que escribían canciones de rap para su abuela, (casi res). Que usaba sombra de ojos negra a diario y fumaba marihuana cuando él aparecía en Sants e ibamos a montar nuestra gresca particular al Razzmatazz, que luego me sujetaba la cabeza cuando vomitaba y así hacíamos las paces. Y nos creíamos de película en las Ramblas, ya ves tú.
Se me olvida y veo las fotos y me acuerdo que de aquello no aprendí nada más que a sujetarme la cabeza yo misma cuando me paso tres pueblos con la ginebra, y casi que tampoco...

No hay comentarios:

Publicar un comentario